Carne de hemeroteca

La camarera de Huesca

Arranco la sección con mi región, que le tengo cariñico. Más concretamente con Emma Largo, una camarera de Huesca, y de las razones por las que fue noticia en un periódico californiano en 1967.

The Dessert Sun. 10 Abril 1967

Su “no” fue muy comprensivo 

“Huesca, España- Algunas camareras están dispuestas, otras no. 

Emma Largo Santiago, 27, es una camarera de la categoría del “no”. Cuando seis clientes masculinos pretendían probar sus encantos, ella: 

Dejó a uno de ellos inconsciente al golpearle en la cabeza con una botella de vino a mitad, y a otro le rompió las costillas tras golpearle con una silla en el pecho, persiguiendo después al resto con la misma silla. 

Los dos heridos fueron al hospital. Los otros cuatro quizá aún estén corriendo”. 

Nunca pensé que un breve en un periódico californiano de mediados de los 60 pudiera dar tanto de sí, ya no sólo por tratar una noticia acontecida en Huesca, sino por su peculiar estilo periodístico.

En primer lugar, me falta mucha información. Demasiada. En concreto especificar las razones reales que llevaron a esta camarera de Huesca a actuar de una manera que, en principio, se plantea desproporcionada. Aunque el motivo “probar sus encantos” se abre a multitud de interpretaciones, parece un eufemismo propio de la década, que sólo me cuadraría a día de hoy en un lupanar. De ahí que no se aclare muy bien si se sobrepasaron hasta puntos extremos, o la camarera no tenía para nada el horno para bollos y se encendió radicalmente.

Y segundo, la capacidad humorística del redactor, que aunque no convierta la pieza en algo muy objetivo, no deja de pintar la trama mucho más interesante. La cosa era al fin y al cabo, vender más tirada.

English version

I start the section with my region because of my affection. More specifically, with Emma Largo, a waitress from Huesca, and the reasons why she made headlines in a Californian newspaper in 1967.

The Dessert Sun. 10 April 1967

I necamarera1ver thought that a brief in a Californian newspaper of the mid-60s could give so much of itself, not only for treating a news event in Huesca, but for its peculiar journalistic style.

First of all, lack  of information. Specially specifying the real reasons that led this waitress from Huesca to act in a way that, in principle, is disproportionate. Although the motive “to sample her charms” is open to a multitude of interpretations, it seems a euphemism proper of the decade, that today I only would square in a brothel. So, there is a doubt if it was because of an intolerable behaviour, or she wasn´t in the mood for their “jokes” and reacted radically.

And second, the humorous ability of the editor, who does not turn the piece into something very objective, but turns the plot out much more interesting. After all, the fact was selling more newspapers.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s